“Todavía no logramos nada, pero estamos orgullosos por lo que hicimos”

1

Joaquín Gamazo, uno de los grandes impulsores del entonado Atenas de Patagones, habló en la previa a la final del Sur que vivirá el Griego desde el viernes. La actualidad del equipo, el crecimiento desde la llegada de Romano como entrenador y su gran momento personal.

Sin lugar a dudas que Atenas se convirtió en el equipo relevación en estos playoffs. El Griego de Patagones consiguió una modificación drástica en todo este 2019, pasando de ubicarse en el último lugar de la Conferencia Sur a mediados de enero para clasificar 6° al final de la fase regular, metiéndose en la postemporada y confirmando un nivel en ascenso que hoy lo colocó dentro de los 4 mejores equipos de la Liga Argentina.

La llegada de Carlos Romano como entrenador fue uno de los grandes motores que gestó el cambio de Atenas. Su llegada le dio aire a un equipo que no venía con malos registros pero que se sumergía en lo más profundo de la tabla y que no había ganado ningún partido como visitante. El tucumano arribó a Patagones y dio un vuelco en esa realidad: primera de tantas victorias en la ruta, reconfirmación de una localía extremadamente fuerte en el Carmelo Trípodi Calá y una seguidilla de triunfos clave para escalar posiciones.

Ya en playoffs primero llegó Ciclista, luego en cuartos de final debieron ganarle a un duro Racing, que venía sólido ante su gente pero que Atenas sorprendió con dos grandes triunfos en Chivilcoy para inclinar la balanza a su favor; y finalmente en semifinales fue el turno de vencer a Estudiantes, que hasta entonces venía invicto en Olavarría pero el Griego supo romper esa admirable racha. Atenas, en casi cuatro meses, consiguió revitalizarse y hoy llega a estas finales del Sur habiendo forjado un carácter que pocos equipos poseen.

Dentro de las razones del crecimiento de Atenas también está el incremento en el nivel de varios de sus jugadores. Uno de ellos es Joaquín Gamazo, que llegó a Patagones para ser una de las principales armas del equipo y no ha desentonado en absoluto. Dueño de otra temporada en altísimo desempeño, el ala pivote juninense no solamente arrojó números importantes dentro de la categoría (en esta 2018/19 promedia 15.0 puntos y 7.9 rebotes en 34.0 minutos, siendo el jugador del Griego que más tiempo tiene en cancha), sino que además es una de las cartas más confiables que tiene Romano dentro de su formación y además conforma una de las duplas más fuertes del torneo junto con Lotanna Nwogbo.

Hablando de este nuevo y rico presente que lo rodea tanto en lo personal como en lo grupal, Gamazo se refirió al momento que vive Atenas en la previa a estas finales de conferencia que comenzarán a transitar este viernes. El rival será el 1, Platense, pero tal y como lo describe el propio interno, el Griego supo surtir obstáculos dificultosos en estas últimas semanas y está preparado para dar un paso más adelante.

– A principios de enero, cuando llegaron a estar últimos en el Sur y la situación no era la deseada. ¿Se imaginaban poder estar viviendo toda este presente tan alentador donde llegan a una final de conferencia? Porque el presente en lo deportivo no era tan dramático, ganaban mucho y solo de local porque afuera no podían conseguir resultados.
– Es así. Creo que uno arranca la temporada ilusionado y con todas las pilas, siempre metido en el trabajo y haciendo lo que a uno le gusta, esforzándose de la mejor manera para tener resultados. Como decís, de local ganábamos, solamente habíamos perdido contra Estudiantes de Olavarría de local hasta enero, y después hubo un cambio que se precisaba para ver si se daba vuelta una situación que era fea tanto para mí, como para mis compañeros y cuerpo técnico, porque la verdad es que trabajar como lo hacíamos y mirar la tabla y estar 13° o 14° era feo, porque uno sabía para qué había venido, y también la gente misma junto con todos nosotros sabía cómo estábamos trabajando. No eran los resultados que esperábamos ni deseáramos. Creo que el cambio fue notorio para bien, nos hizo muy bien y nos potenció a cada uno, a cada uno nos sacó el máximo para poder mejorar. El Negro se adaptó a los jugadores que tenía y nosotros nos adaptamos a la forma de trabajar, de planificar y jugar de él. Como cada técnico tiene sus formas y está a la vista que ha dado sus frutos y ojalá que nos siga dando. Nosotros lo escuchamos, sabe mucho y lo escuchamos en todos los detalles que nos dice. Esto es seguir trabajando como lo veníamos y hicimos siempre desde principio de temporada, porque siempre lo hicimos y nunca bajamos los brazos. Creo que eso es lo que realmente vale la pena.

– ¿Hoy cómo ven el presente que están teniendo sabiendo toda el agua que corrió debajo del puente?
– Y ahora gracias a eso todo se disfruta un poco más, porque sabés todo lo que trabajamos y lo que se vivió ahora con el final de pase de conferencia uno ve como lo disfruta la gente y cómo lo disfrutamos nosotros y esa enorme felicidad. Estábamos todos contentos y creo que nos merecemos todo esto, desde el utilero pasando por el preparador físico, el técnico, el que más juega y el que menos también. Todos estamos muy contentos, el grupo siempre estuvo unido y tiró para adelante, y desde que llegó el Negro lo único que siempre se quiso hacer tanto él como nosotros era revertir la situación fea en la que estábamos y se logró. Estamos muy orgullosos del grupo que formamos, del laburo que hacemos y de la gente que nos acompaña día a día, que no nos hace que nos falte nada y que simplemente nos tengamos que dedicar a jugar.

– Decíamos que en lo deportivo había cosas por hacer pero parecían más que nada ajustes. Sin embargo todos tuvieron un crecimiento sólido, desde la mejoría individual potenciaron a lo colectivo, tuvieron rachas grandes, la llegada de Romano les dio un giro muy drástico para pasar a pelearla de esta forma. ¿Cómo fue todo ese proceso?
– Es tal como lo decís. Una de las claves principales es que varios de los chicos, la mayoría, estábamos pasando un mal momento colectivo porque no se estaban dando los resultados, y lo único en lo que se pensaba era que el cambio que sea, ya fuese de entrenador o de jugador, tenía que ser para bien del equipo y del club. Lo tomamos de esa manera. Creo que desde el primer día que llegó el Negro estábamos todos 100% a disposición, con mucha actitud, con muchas ganas de entrenar y trabajar para cambiar la situación en la que estábamos. Esa fue una clave por la cual nunca nos dimos por vencidos y seguimos peleando, nos llevó y lleva a jugar de igual a igual en cada cancha y sabiendo que estábamos muy mal y flojos. Sabemos que todavía no hemos logrado nada, pero lo que ya hicimos fue muy importante, nosotros, la gente que nos acompaña día a día y el cuerpo técnico. Hemos hecho todos un grupo, un conjunto que salió para adelante, que tuvo tanto a la gente del club como al cuerpo técnico y jugadores a la altura de las circunstancias. Nunca bajamos los brazos y siempre nos dedicamos a entrenar, no nos quejamos, era seguir y seguir, y ahí está un poco la clave de algunos resultados que se dieron y que permitieron que empecemos a mejorar posiciones dentro de la fase regular y llegar de la mejor manera a playoffs para poder eliminar en el camino a dos grandes equipos como Racing y Estudiantes, que sí habían hecho una fase regular excelente y por ende tenían localía contra nosotros. Llegamos de la mejor manera a la parte más importante, como te dije todavía no hemos logrado nada pero estamos muy orgullosos por la actitud y las ganas que le metimos a toda esta última etapa donde teníamos que levantar y lo hicimos.

– Me quedo con algo que decías antes del grupo que formaron y directamente me hace pensar en que cuando la situación no era la más alentadora ustedes como equipo tuvieron que dar la cara. Pienso en la fortaleza del grupo y me parece que una prueba de fuego a surtir era ese mal momento de principios de temporada, estar casi obligados a unirse mucho más y mantenerse para sacar adelante al equipo. ¿Ayudó todo eso para que tenga valor agregado esta tremenda actualidad sabiendo lo duro que fue el pasado?
– Son las palabras justas. La verdad es que nosotros nunca nos bajamos ni desentendimos la situación en la que estábamos, la entendimos muy bien y trabajamos el doble para poder mejorar más y revertir la situación. Todo fue en este lindo grupo que tenemos, un grupo que jamás se desarmó y que siempre estuvo unido. Como en todo grupo a veces formás una mayor amistad con algunos en particular, pero siempre unidos, tirando para el mismo lado y sabiendo que estábamos en una situación que nadie, ni nosotros, ni la gente ni el club se merecía, y que por eso teníamos que cambiarla. Eso fue el común acuerdo que teníamos entre todos y lo entendimos todos, fuimos todos para adelante y creo que todo eso hace que esto haya sido tan satisfactorio con el resultado del otro día donde vimos a la gente tan contenta.

– A mi forma de ver, de los 4 equipos que siguen en pie, ustedes llegan con un carácter y una de las mentalidades más fuertes. Seguramente por todo lo que pasaron tienen un plus de saber reponerse a los posibles golpes o bajones. ¿Lo ves igual? ¿Hay una ventaja?
– Sí, creo que hemos aguantado bastantes golpes hasta llegar a playoffs, en playoffs unos golpes más duros porque nos ha tocado enfrentar a equipos que han hecho una excelente fase regular, y creo que en eso hemos hecho una maduración rápida. Todavía la tenemos que seguir madurando, pero nos hemos hecho fuertes, todos hemos seguido y dado nuestro 100% y más aún, por más que muchas veces no corríamos con la famosa ventaja de localía, y hemos podido ser duros y firmes para poder sobrellevar esa situación. Jugamos justamente contra dos equipos como Estudiantes y Racing, segundo y tercero de la fase regular, que han hecho una temporada excelente y venían muy fuertes de locales como Estudiantes que no había perdido nunca con 22 partidos invicto. Iba a ser todo muy duro, pero hicimos el trabajo que debíamos hacer.

– Ustedes vienen de ganar una semifinales durísimas, pero con el agregado de que para vos habrán sido especiales por el rival que tuvieron.
– Estudiantes, sí. La verdad es que fue muy especial porque jugué varias temporadas en el club, y es un lugar donde la he pasado muy bien, llegando a dos finales, ganar las dos del Sur y no poder ascender pero de todas formas disfrutándolo mucho. La gente lo reconoce y el cariño que me tienen es muy lindo, tengo los mejores recuerdos. Siempre estoy contento de volver al club, ya sea para jugar en contra para saludar o para lo que sea, porque son unas grandes personas y me lo han demostrado siempre.

– Vos lograste hacerte un nombre importante dentro de la categoría a través de los años, y siendo aún un jugador muy joven que logró desde hace tiempo convertirse en toda una garantía para el equipo que te toque defender. ¿Cómo vivís todo ese auge que fuiste teniendo y cómo lo llevás hoy con esa madurez?
– Creo que uno, trabajando durante tantos años y con tanto sacrificio, intenta hacerse un nombre dentro de la categoría que juega. Creo que lo he logrado y gracias a Dios siempre han dado grandes referencias mías. Primero como persona con los valores que me inculcaron en casa mis padres desde chico, que creo que es lo más importante que te puede pasar, que te valoren como persona. Y segundo creo que obviamente además de la persona los clubes contratan un jugador, y cuando lo hacen tenés que jugar y rendir, ser responsable y dar lo mejor posible siempre. En mi caso trato de dar lo mejor en todo momento, siempre buscando agregarle cosas nuevas a mi juego. Creo que tuve un paso corto por la Liga pero fue muy lindo, en el club donde nací, Argentino, y si bien tuve minutos importantes y estuve muy contento en ese paso por el equipo, la verdad es que éramos muchos en la rotación, a mí me quedaba muy larga esa rotación y yo quería jugar.

– ¿Desde entonces te enfocas en trabajar para vos buscando una posible revancha a futuro?
– Entiendo y sé perfectamente cómo son las cosas, y soy el primero en levantar la mano y en trabajarlo, para poder mejorar mi tiro, mi penetración y no jugar tan cerca del aro porque con mi altura es muy complicado jugar en la Liga dado que hay jugadores muy grandes de estatura y contexto físico. Estoy trabajando en todo esto, me están ayudando los entrenadores que vengo teniendo últimamente, el Negro es otro que también me incentiva a eso y estoy contento. La verdad es que quiero mejorarlo y dárselo a mi juego para que el día de mañana pueda dar el salto. Igual mientras tanto estoy muy contento dentro de la categoría, los clubes que siempre me llamaron son buenos clubes y buenas personas. Después de mi paso por Estudiantes, que es una institución seria que trabaja muy bien hace varios años, me llama Atenas teniendo unas referencias bárbaras, y no estoy para nada arrepentido de la decisión. Estoy en un ambiente muy cómodo, donde se trabaja tranquilo, siempre con profesionalidad y en un entorno muy lindo. Eso está bueno, hace que uno rinda y que siempre e intente estar bien. El trabajo siempre está y se siente, a veces un poco más que en otras oportunidades, pero siempre busco ser protagonista dentro de la categoría. Pero hay que seguir trabajando, no me sobra nada para jugar dentro de esta categoría, lo reconozco, así que hay que seguir creciendo y mejorando cosas, sin quedarse solo con lo que uno sepa hacer. Creo que no hay ningún secreto… y si se le quiere llamar secreto, creo que es la perseverancia, la constancia y el trabajo. Esas son las claves, y creo para que todo tipo de trabajo, en cualquier sentido de la vida. Y ser buena persona también es un valor que a la larga te lleva a cosas buenas, y resultados.

– Una última cortita y volviendo a la actualidad como equipo, ¿cómo esperan las finales contra Platense?
– Es una final, hay que tomarla como tal y disfrutarla. Pero también hay que estar concentrado y seguir metido como lo hemos hecho siempre y hasta ahora. No hemos logrado nada aún y tenemos que seguir trabajando para poder lograr, y tratar de hacer lo mejor posible, para obtener resultados positivos.

Fuente: Lucas Leiva (Prensa AdC).
Imágenes: Prensa Atenas.

About Author

De Carmen de Patagones, nació el 7 de abril de 1993. Periodista. Fundador y director de Poste Bajo.