Análisis: Atenas y las dos caras de la moneda

0

Durante la primera fase Atenas mostró una versión como local y otra como visitante. En la búsqueda por los puestos altos de la tabla, deberá ganar más regularidad. Tiene material de sobra como para hacerlo.

El rendimiento de Atenas en lo que va de la temporada 2018/19 ha tenido dos caras. Una en casa y otra afuera. Acumula 8 victorias, todas en el Carmelo Trípodi Calá, y 8 derrotas, siete de ellas al salir de su cancha. Por nombres, hay pocos elencos superiores al Griego.

En general, las veces que le ha tocado ganar en su estadio, lo ha hecho con mucha holgura. En promedio, vence con 16.3 puntos de diferencia. Muchísimo en un certamen tan parejo. Hasta el momento ha disputado partidos de goleo alto, metiendo 82.9 y recibiendo 80.2. Esos duelos también han sido de juego duro. Atenas es el equipo que más faltas comete por noche (23.4), aunque asimismo recibe en casi en igual proporción (21.0).

Pero tiene una cuenta pendiente fuera de su casa. Esa aplanadora que muestra como local pierde fuerza cuando sale de Patagones. Hasta ahora no pudo festejar ante rivales a los que vapuleó anteriormente. Es más, pierde cada duelo por un margen de 13.1 unidades. Para la parte más importante de la temporada deberá resolverlo. Ahora, con la segunda fase ya iniciada y nuevos adversarios, tendrá más oportunidades de sumar de a 2 en condición de visitante.

Todavía no mostró un funcionamiento del todo fluido, aunque las individualidades inclinaron muchas veces la balanza a su favor. El pico de rendimiento a nivel colectivo se vio en el triunfo sobre Deportivo Viedma por 95-73, por cómo jugó el equipo y lo que significaba el rival.

De todos modos este presente es similar a los antecedentes. Desde que está en la segunda división, Atenas nunca hizo fases regulares sólidas. Siempre en mitad de tabla, con altibajos. Lo mejor del Griego recién se vio a finales de la segunda fase y donde más importa, en los playoffs. Confían en que esta vez no sea la excepción.

Tiene cuatro opciones fijas para anotar: Lotanna Nwogbo (16.5 puntos) y Joaquín Gamazo (16.2) en la pintura, y Emiliano Agostino (13.4) y Ariel Pau (12.3) abiertos en el perímetro. Este cuarteto acapara no sólo los minutos en cancha, sino también las acciones de juego. El resto acompaña con roles específicos.

¿Cuándo vuelve a jugar? Su primer partido del 2019 será en Olavarría, ante Estudiantes, el 12 de enero. Tendrá la chance de desquitarse como visitante: Luego irá a Viedma para jugar el clásico, el 17, y después gira por Vicente López y La Plata, el 21 con Platense y el 23 ante Gimnasia.

FIXTURE DE ATENAS

LOTANNA NWOGBO, POTENCIA AFRICANA

Nacido en Estados Unidos pero nacionalizado nigeriano, Lotanna Nwogbo se ha convertido en la principal carta de gol de Atenas. Ya había mostrado sus condiciones en Deportivo Viedma, pero venía de una temporada irregular, donde no logró asentarse en Japón ni en Chile.

En Patagones despejó todas las dudas. Con una fuerza enorme para intimidar y la capacidad de tomar rebotes con una sola mano, este pivot se las rebusca para agarrar todo lo que anda boyando cerca del aro. Buena parte de sus puntos llegan cargando en ataque.

Lidera al Griego con 16.5 puntos y 8.2 rebotes por noche. Además es el noveno jugador de La Liga Argentina en eficiencia (20.2), el séptimo que más tableros ofensivos baja (2.9) y el sexto que más tapas pone (1.2).

About Author

De Carmen de Patagones, nació el 7 de abril de 1993. Periodista. Fundador y director de Poste Bajo.

Comments are closed.